Canal RSS

Archivo de la categoría: Petit reflexión

Deshazte del “Síndrome del Príncipe Azul”

Publicado en

El Síndrome del Príncipe Azul afecta a 6 de cada 10 mujeres en el mundo, según un estudio científico. Se trata de una visión distorsionada de la realidad que tienen algunas mujeres que esperan que su príncipe azul llegue a rescatarlas de sus vidas solitarias, sea su pareja y vivan felices para siempre. Cosa que no sucederá nunca.

Por supuesto que está muy bien que deseemos tener una pareja con distintas virtudes y que nos acompañe a través de diferentes etapas en nuestras vidas, pero no es sano esperar que esta persona sea perfecta y que venga a rellenar el vacío que sentimos. Por eso, lo principal para deshacernos de este síndrome (si te identificas con él) es poner los pies sobre la tierra y dejar a esos personajes en los cuentos de hadas y en las películas de Disney o Pixar.

Si te sientes sola, lo siguiente que debes hacer es empezar a buscarte a ti misma en actividades que no te dejen aburrirte o deprimirte. Practica algún deporte, ejercita, sal a caminar, haz un curso de idiomas, de manualidades, de repostería, lo que sea que te motive y hayas estado postergando. De esa manera, te divertirás y la vida tendrá otro significado para ti.

Lo más importante de todo es estar claras, antes de empezar una relación, que ninguna pareja te puede completar. Si te sientes incompleta, lo más probable es que no estés lista para tener una relación afectiva seria o adulta. Tu pareja debe complementarte y representarte, más no es su responsabilidad hacerte feliz. Es tuya. Asúmela, ocúpate de ti misma y recuerda que todos somos seres humanos imperfectos pero únicos buscando pasar momentos agradables con quienes nos rodean.

Por último, besar sapos sólo te llevará a la frustración. No te desanimes. No existen los príncipes azules, pero sí el amor verdadero.

“I love me” Vs. Autoestima alta

Publicado en

Todas reconocemos la frase famosa de “I love me”. La moda y los medios nos invitan a querernos y valorarnos a nosotros mismos pero, ¿Cómo se hace eso? En nuestra entrada llamada “La verdadera belleza” ya pudimos ver que belleza no es llevar el último grito de la moda en la ropa o siempre estar “emperifolladas”. Tener una buena imagen forma parte de nuestra autoestima pero no es algo que nos defina, aunque socialmente parezca que sí.

Hay días en los que nos levantamos de la cama y sentimos que no valemos lo suficiente, o que no tenemos tantas cualidades como nos gustaría tener. A veces son las hormonas y la vida cotidiana las que nos desmotivan. Eso es totalmente normal. Somos humanos y es parte del ciclo de la vida tener altas y bajas. Lo importante es que la sensación de no-valía no venga para quedarse porque ya nos encontraremos en un proceso depresivo que nos lleva a una autoestima baja y a tener verdaderas limitaciones como personas porque nosotras mismas nos impediremos realizar y lograr cosas.

Pero entonces, ¿Qué es autoestima? Primero diremos lo que no es:

Autoestima no es mirarte en el espejo y lanzarte besos,

autoestima no es llevar un cartel contigo que diga “I love me”,

autoestima no es el color de sombras que mejor te luce,

autoestima no son los tacones, no es la sonrisa de Ronald McDonald’s,

ni tampoco caminar con el cuello estirado mirando por debajo a los demás.

En Petit Charme, definimos autoestima como una alianza contigo misma: es estrechar manos con la persona que ves en el espejo desde que te despiertas hasta que te vas a la cama, es pensar que pueden haber millones de personas en el mundo pero realmente ninguna con tu esencia, es salir a la calle confiada en que cada día es un reto que enfrentarás de la mejor manera porque tú vales como persona y como mujer, es tomar desiciones propias con la cabeza y con la intuición, es expresar tus sentimientos sin temor al qué dirán y comunicarte con cualquier persona con la que te sientas cómoda. Es ir por tus sueños, sacar de paseo a tus ilusiones de vez en cuando, tener paciencia cuando tengas un mal día y trabajar para que el día siguiente sea diferente. Es sembrar, cosechar y seguir sembrando independientemente de la tierra que tengas, de las condiciones climáticas y de las plagas que alteran tus sembradíos en algunas ocasiones. Es creer en ti.

ACLARATORIA:
En Petit Charme no tenemos nada en contra de la campaña mediática de “I love me”, sólo consideramos que tener autoestima es algo más que una moda.

La verdadera belleza

Publicado en

Constantemente nos miramos al espejo pensando que en él encontramos la única fuente de lo bello. Nos maquillamos, peinamos, compramos ropa y zapatos, incluso hasta nos operamos. Es decir, invertimos grandes sumas de dinero en nuestra belleza externa, que es efímera. Sin embargo, sólo es un complemento.

La verdadera belleza se encuentra en nuestro interior; no se adquiere ni se arregla con un cirujano plástico o con salir de compras. Los sentimientos, buenas acciones, valores e inteligencia, es lo que perdura en el tiempo y lo que nos hace brillar entre las demás;
convirtiéndonos así en mujeres realmente hermosas.

Tener una buena imagen es importante; se trata de lo primero que otros perciben y no lo debemos descuidar, pero no es lo único. Más allá del aspecto físico, debemos preocuparnos por ser mejores personas, prepararnos y capacitarnos intelectualmente.
De esta manera, somos mujeres integrales, que se destacarán en cualquier actividad que nos propongamos.